Por Marcelo Puga B. Gerente comercial en Rom Mayer

El Internet de las cosas (IoT) está revolucionando la vida cotidiana y los negocios como los conocíamos. La tecnología a su vez, evoluciona de manera super acelerada y se involucra cada vez más en nuestras actividades cotidianas.

De esta manera, las posibilidades que el  IoT va a ofrecer a la sociedad en el futuro muy cercano serán exorbitantes.  

En esa línea, las empresas digitales prevén que este mercado de Internet de las Cosas crecerá excesivamente, según McKinsey Global Institute el IoT podría tener un impacto económico de hasta 11 billones de dólares en 2025.

Además, Gartner estima que 25.000 millones de “cosas” estarán conectadas a Internet y en uso en el año 2020, superando los 4.900 millones en 2015. Solo este año, se conectarán cada día 5,5 millones de cosas nuevas.

Necesidad de una “Plataforma IoT”

Ahora, si bien, no solo es necesario disponer de dispositivos inteligentes y de una red de comunicación adecuada y estable para acceder a ellos, también es fundamental disponer de una plataforma IoT para obtener el mayor provecho posible a esta nueva tecnología.

Sin un software adecuado, el Internet de las cosas no puede funcionar.

Es fundamental, definir que dentro del IoT, podemos enlistar varios dispositivos de soluciones que actualmente están ganando cada vez más seguidores:

  • Dispositivos de geolocalización: Sistema que permite controlar prácticamente todos los objetos personales. La idea es poder delegar a la tecnología la obligación de recordar dónde están ubicados nuestros objetos personales. 
  • Dispositivos Smartwatches: Usar un smartphone completamente funcional en la muñeca para hacer llamadas o controlar tu ritmo cardiaco o programar citas o leer las noticias entre otras muchas actividades mas.
  • Dispositivos conectados en casa: que permiten controlar la temperatura del hogar, realizar las tareas de limpieza, asegurarse de que las luces están apagadas o incluso checar la disponibilidad de alimentos en tu refrigerador.

Según los expertos y desarrolladores de soluciones IoT, estiman que vivimos la era de los sensores y las redes y sin duda estos componentes son los que definen el Internet Industrial de las cosas o IIoT.

De igual manera el presente y futuro del IoT también estará marcado por la incorporación de más zonas conurbadas al concepto de ciudades inteligentes. En paralelo la evolución de vehículos conectados con funciones de conducción asistida (CAV) y de los coches autónomos sin conductor (AV) impulsarán la movilidad inteligente.

Implicaciones Covid en el Internet de las cosas

En materia de salud, sin duda todas las implicaciones del Covid dieron un auge y crecimiento exponencial a este sector, siendo el  Internet de las cosas un soporte clave en la digitalización de la atención médica y de los cuidados de salud en general.

En este particular aspecto como la monitorización remota de pacientes con afecciones agudas o crónicas y la cirugía robótica ya están aquí y son una realidad.

La perspectiva o criterio del desarrollo del IoMT (Internet of Medical Things) es entusiasta, y el futuro demanda ya nuevos modelos y formas de atención .

Otras aplicaciones

En el Medio Ambiente el IoT jugará un papel muy importante, debido a que se podrán instalar sensores que recolecten datos en tiempo real de temperatura, humedad e incluso la cantidad de dióxido de carbono en el aire.

Conectar los dispositivos y la maquinaria para obtener datos relevantes en tiempo real sin duda es un imperativo de la Economía Digital.

Debemos estar preparados pues el Internet de las cosas (IoT) ya ha cambiado la forma de vivir, trabajar e interactuar de gran parte de la sociedad y el número de dispositivos conectados no parara de crecer.


Marcelo Puga

Gerente Comercial en Rom Mayer. Empresa que cuenta con más de 30 años de experiencia dedicada a la instalación de infraestructuras de comunicación. Entregamos un servicio especializado en las diversas áreas de las telecomunicaciones.

Deja una respuesta